objetivos y metas

Definiendo objetivos personales y empresariales

Hemos estado suficiente rato preocupados y con miedo como para haber pensado en muchas cosas para las que no teníamos tiempo. Entre ellas nuestros posibles objetivos personales y empresariales para el futuro próximo.

Muchos nos hemos interesado en desarrollar un plan de carrera profesional e incluso en nuestras empresas tenemos como objetivo definir un plan carrera para los compañeros que desempeñan su trabajo en nuestros negocios. Todo esto es ilusionante y ayuda, claro.

Ahora, sin embargo, quizá hemos podido pensar si teníamos un plan de vida. Todos perdemos seres queridos en algún momento, pero los que lo han perdido en las circunstancias que nos han acompañado en los últimos meses han tenido, además, la oportunidad de enfrentar de una manera más reflexiva las preguntas oportunas, a pensar cómo repartimos nuestro tiempo, porque esa es la clave para saber cuáles son nuestros verdaderos objetivos en nuestra vida (muchas veces inconscientes).

Al final, todo se resume en saber qué hiciste con tu tiempo, tu atención, dedicación de energía, tus habilidades y esfuerzos, cada día; pues es nuestra trayectoria la evidencia tangible de hacia dónde nos estamos dirigiendo.

Y ahora, puestos otra vez en el caminar, queda lo más difícil. Si hemos tomado decisiones, hay que llevarlas a cabo. Esto es la empresa. Mantener tus principios al cien por cien es más fácil que mantenerlos solo el noventa y siete por ciento de las veces, requiere menos esfuerzo y tiene menos riesgo de que las excepciones te aparten de tus objetivos.

Por cierto, no olvidemos que todas las personas, también nuestros colaboradores y compañeros, están en esta disyuntiva y pueden también tener objetivos de vida que debiéramos conocer y tener en cuenta para no frustrarnos luego cuando descubrimos que estamos caminando con personas que no tienen la motivación que necesitamos para el proyecto.

Poner en común el plan de vida y el plan profesional nos puede ayudar para ver las incoherencias y así poder transmitir con legitimidad el ejemplo en nuestro oficio, en nuestro día a día.

Ser mejores como individuos nos ayuda a ser mejores como profesionales. En términos evolutivos, evitar el cambio es nefasto, y esto en la empresa es una ley no escrita fundamental.

Seamos claros, seamos fuertes.

Desde Creacy Asesores estamos a vuestra disposición en Valencia en nuestra área de consultoría para acompañaros en todo este proceso. En el siguiente enlace se puede desplegar los diferentes servicios que podemos ofrecerte: https://www.creacy.net/consultoria/