ability to shape

“… tenemos que cambiar para ….”

Índice

El cambio lo pedimos los propios consumidores. Le exigimos a las empresas un cambio hacia el valor, el servicio, la calidad, la satisfacción, la experiencia de compra, la eficiencia, la innovación.

Esto obliga a aceptar en las empresas nuevos parámetros en su cultura como organización, a transformarse rápidamente para emerger, tomar posición y poder elegir en el mercado.

Un mercado donde la rentabilidad, la eficiencia económica, los valores que se traducen en comportamientos, la cultura que transmite y la realización personal que provoca, son cada día más clave en el posicionamiento.

La transformación que debemos hacer las empresas no debe ser solo tecnológica, sino que incluye un cambio de cultura de la organización entera, que debe ser dinamizado, coordinado y animado por sus directivos. Una cultura que está obligada por el contexto de incertidumbre a ser humilde, abierta y transparente.

Es por esto que el principal reto es construir una visión colectiva que implique al conjunto de la empresa y donde la dirección debe implicarse en la satisfacción y motivación del conjunto de personas de la organización, creando espacios y condiciones de trabajo flexibles, que generen productividad y que ayuden al desarrollo de los implicados.

Hace años, un directivo sentía que tenía que tener siempre una respuesta. En el momento actual un directivo ha de ser capaz de hacer la pregunta oportuna.