ability to shape

¿Estoy pagando demasiado o demasiado poca cuota de asesoría?

Índice

Un asesor es un especialista que se encarga de brindar consejos sobre determinados problemas para que la persona asesorada pueda tomar la decisión que elija sobre una base más cualificada. Descubre, analiza, prevé y anticipa situaciones desde una relación basada en la confianza. Se le presume conocimientos y experiencia, con lo cual la edad y dedicación, la variedad de clientes, la complejidad de los mismos y su progresión, serán causa y aval de su criterio.

Dentro de una empresa puede haber becarios, administrativos, técnicos, gestores de cuentas o asesores, consultores, auditores y otros profesionales con habilidad en cualquier campo como colaboradores. Dependiendo del tamaño de negocio encontramos diversidad en la composición de las plantillas y sobre todo de la inercia que han llevado las empresas y de hacia dónde se dirigen.

Así encontramos:

  • Al amiguete que trabaja en su casa y lleva la contabilidad y algunos trámites de impuestos sencillos. Incluso encontramos algunos más atrevidos que nos hacen recomendaciones o lo que tendríamos que hacer.
  • Al profesional independiente que lleva varias empresas desde su casa, desde la propia empresa de sus clientes, desde una oficina o incluso desde un despacho compartido con otros profesionales independientes con los que colabora para ofrecer servicio a sus clientes.
  • A la gestoría o gestores, donde además nos pueden hacer un montón de trámites sobre otras cosas como los relacionados con vehículos y tráfico, comunidades, empadronamiento, etc.
  • A la asesoría o asesores, que puede estar especializada (solo laboral, o fiscal, o derecho mercantil internacional…) o darle cobertura a varias especialidades (contable-fiscal-laboral, por ejemplo). https://www.creacy.net/asesoria/
  • A la consultoría o consultores, que puede estar especializada (informática, de procesos, financiera,..) o darle cobertura a varias especialidades (por ejemplo, nosotros desde Creacy, que hacemos consultoría en productividad, habilidades directivas y gestión de los cambios en las empresas). https://www.creacy.net/consultoria/
  • A la Auditoría o auditores, que igualmente como en el párrafo anterior, puede estar o no especializada y consiste en comprobar y verificar cómo se ha hecho algo y cómo se debería hacer.

Más que valorar quién es mejor, me gustaría resaltar un ejemplo de otro sector. Imaginad que vamos a comprar un coche y podemos elegir entre el coche que ha hecho mi amigo del barrio él solito, o un grupo de amigos que colaboran a ratos, una empresa que vende coches, bicicletas y tostadoras en el mismo local y con la misma gente, una empresa que fabrica sólo coches, los repara en sus instalaciones y enseña a sus competidores lo que tienen que hacer, y una empresa que además de hacer lo de esta última, enseña a sus clientes a conducir y hacer que el coche no tenga averías y les dure mucho más o que lo puedan vender sin perder mucho valor.

Evidentemente tenemos la variable precio, por eso, si no podemos comprarnos un Mercedes, pues nos compramos un Toyota, un Dacia o un bono bus. Ahí tampoco podemos elegir mucho y no voy a entrar.

Cosa distinta a elegir entre tres coches de tres marcas que se llevan entre ellos tres mil euros (27-28,5-30) es hacerlo entre empresas que no conocemos, pues todos conocemos a las empresas de vehículos, los modelos que han sacado o incluso si vamos a verlos los podemos probar, pero no así para elegir entre quién es mi asesor y por qué.

Aquí entramos en qué hace una asesoría. Como no puedo afirmar lo que hacen o no hacen los demás, porque cada uno hace lo que puede y muchos hoy dicen que lo hacen todo para no perder ninguna oportunidad o que el cliente no pruebe a otros, prefiero deciros lo que hacemos nosotros en Creacy asesores y, de paso, hablo de mí y no hago daño a nadie.

En el menú de nuestra web podéis ver los servicios que ofrecemos en nuestra asesoría en Valencia. Recalcar que trabajamos para empresas y que en realidad los servicios que una empresa ofrece suelen estar en línea con el personal que tiene, el tamaño y los años de experiencia, la tipología de los clientes, el buen hacer que ha tenido en el pasado y su ingenio a la hora de innovar y adaptarse a los tiempos y oportunidades.

Una empresa necesita de la profesión de asesores por un lado que le faciliten el cumplimiento de las obligaciones legales, que le asesoren en la defensa de sus intereses y patrimonio frente a terceros y la administración, y que le ayuden en la toma de decisiones diaria en lo relativo a la gestión del negocio y la interacción con el mercado y la sociedad en general.

Así tenemos en el ámbito fiscal la declaración de rendimientos, la renta, la liquidación de impuestos, la comunicación de datos a la administración…, en el laboral la liquidación de retenciones, elaboración de nóminas, altas y bajas, etc.

Pero en realidad, lo que más necesita un negocio es la información para la toma de decisiones.

Qué, cuándo y cómo en lo relativo a la información es determinante para la principal tarea de un empresario: decidir qué hacer. Son decisiones que tomamos cada día y que con el tiempo hacen valer la frase “los problemas de hoy están provocados por las soluciones que decidimos para los problemas del pasado”.

Pienso que un cliente valora que le hablen en un lenguaje cotidiano, entendible, que no requiera de conocimientos técnicos para entender el argumento que le explican. Otro punto que creo que valora es la accesibilidad y disponibilidad de su asesor, los lunes, los sábados o el veinte de agosto, porque muchas veces el horario de las empresas y de las asesorías no es el mismo.

Y por último, creo que los clientes valoran tener la información antes de que ocurran los problemas. Personalmente no entiendo cuando un cliente paga una cuota de asesoría y me entero de lo que tengo que pagar cuando lo tengo que pagar y no hay más remedio. A veces veo reuniones de asesores que en realidad son para comunicarles lo que tienen que pagar o hacer sin más alternativa que el aplazamiento en caso de poder ser. ¿Es eso asesoramiento? Yo creo que no.

El empresario, sea profesional, autónomo, gerente de una sociedad o emprendedor, lo que necesita es que le ayuden antes, que le ofrezcan alternativas, estrategias, que le ayuden a buscar soluciones a la legalidad para poder defender los beneficios de su duro trabajo y riesgo, que tenga información de calidad para poder tomar decisiones y que le ayuden a decidir, que le escuchen y le sepan comprender en sus necesidades, que tenga compañía para encontrar las respuestas a sus problemas, que no se encuentre solo, que le hagan los trámites y tareas que no le hacen ganar dinero y le dan dolor de cabeza como los trámites con la administración….

Claro, el problema de la cuota y qué entra o no entra. En la empresa hemos aprendido que decidir si algo es caro o barato viendo solo el precio es atrevido. Podemos decir “yo no puedo pagar eso” o “con esto me conformo”. Pongo un ejemplo: hace unas semanas hemos cerrado una inspección tributaria que ha evitado un coste de casi 75.000 € a una empresa que paga una cuota de 130 € mensuales. ¿Es cara la cuota?

Creo que el problema viene al considerar a la asesoría como un proveedor de servicio. En ese caso y si no ocurre nada extra que haga que la percepción de valor esté por arriba de la percepción del gasto, pues es difícil no parecer caro porque, además, la mayoría de servicios ni los ves ni te enteras.

Yo creo que la asesoría es un compañero de viaje, es una colaboración externa pero ligada íntimamente a la actividad.

Un proveedor piensa como empresario, como tú mismo, en su beneficio, en ganar. Un colaborador piensa en que tú ganes, evidentemente sin perder él, claro está, pues también tiene un negocio. Si éste no fuera el caso, en el ejemplo de antes se le podría cobrar una comisión como hacen los abogados, ¿no?.

Hoy tenemos muchas variaciones del servicio de la asesoría:

  • Low cost o pagas sólo por hacer los impuestos, desde 25€
  • Online o te lo haces todo y te supervisan por encima y te hacen los impuestos, desde 40€
  • Cloud o tienes todos los datos en la nube y pagas por el uso que haces de la asesoría, desde 60€,
  • Partner o servicio de asesoría tradicional sujeto a modalidades y pactos, desde 80€
  • Personal advisor o consultoría de proximidad, a pactar según condiciones

Evidentemente, tendemos a ofrecer varios de estos servicios en las empresas puesto que no todos los clientes pueden o están dispuestos a pagar lo mismo. Nosotros mismos ofrecemos varios tipos de cuota, pero en nuestro caso depende del tipo de cliente. No se nos ocurre ofrecerle un servicio lowcost a una SL, preferimos dejarla pasar. Sin embargo, un profesional independiente atrevido, con conocimientos y sin complicaciones es perfecto para ese servicio y no dudamos en contratarlo.

La decisión entiendo que debe estar en línea con las necesidades y la comprensión y aceptación del riesgo por parte del cliente y, en todo caso, desde la empresa asesora, dentro de su rentabilidad y negocio para sus clientes objetivo.

En nuestro caso tenemos cuotas desde 18€, el cliente que menor cuota mensual tiene, hasta los 800€ del que mayor cuota mensual cobramos. El reto es aportar valor a todos los tipos de clientes en proporción acertada para la expectativa del cliente y su satisfacción, sin dejar de ser rentable para nosotros.

Esto, en nuestro caso, sólo lo hemos podido conseguir invirtiendo mucho tiempo y recursos en innovar en nuestros procesos internos de trabajo y en tecnología, de manera que hemos podido liberar tiempo para dedicárselo a las cosas por las que el cliente paga, pero no ve, es decir, a darle información válida y valiosa para tomar decisiones sobre su empresa, su futuro y su patrimonio y seguridad.

Desde este enfoque, evidentemente, como gerente de tu negocio, prescindir de las funciones que te cubre la asesoría es arriesgado porque te obliga a contratar al personal técnico o a ocuparte tú mismo de estas labores y entiendo que tu rentabilidad no es ésta, pues no tienes una asesoría, sino ocuparte de hacer crecer tu negocio y que sea más rentable. No obstante, en los negocios muy sencillos, como los profesionales de seguros que no tienen mucha cartera, exentos de tributaciones como el iva, etc, puede tener sentido ocuparse ellos mismos o con un poco de ayuda externa para evitar ese gasto.

Entonces, cómo sacarle partido.

Mi opinión es tener claro lo que necesitas de tu asesor, qué información deberías tener a disposición, en qué momentos y hacía qué enfoque. También recomiendo tener un contacto muy cercano con el asesor, llamarle en cualquier momento para cualquier duda o cosa que vayas a hacer. Preguntarle sobre las mejoras, subvenciones y cambios legales para que se informe y te mantenga al día. Tener reuniones periódicas si puede ser antes de finalizar el trimestre. Preguntarle mucho sobre las estrategias o recomendaciones que él ve en los datos.

Creacy, tu asesoría en Valencia.